Marzo 2015

La Escena del Reencuentro.
Estaba Raquel pensando en crear personajes para su novela… y como cada mañana se dirigió a su cafetería preferida. En la entrada vio a un grupo de mujeres, muy alegres de verse de nuevo. Hacía varios años que algunas de ellas no se habían visto. El objetivo era simple una reunión de antiguas compañeras llegadas a los cincuenta. Paso ante ellas, se las quedo mirando… observando sus gestos… Dos de ellas fumaban.

Ella se deslizo discretamente, entornando la puerta de entrada. Nada más abrir, le llego el aroma de bollos de crema y una fuente de chocolate; eclipsó su vista.
Toda la cafetería estaba espléndidamente decorada. Toda de madera con incrustaciones de “Cristal de Murano”. En las paredes había cuadros de época. Los sillones forrados todos de piel, las mesas de madera. Los camareros con traje y corbata. Le daba un aire señorial, y a la vez familiar. Allí iban a pasar la tarde: señores para la tertulia, señoras en sus cotilleos, madres con los niños. Los camareros ya conocían, los usos y costumbres de algunos de ellos.
En la radio sonaba la canción de los Joao “El Clavel y La Rosa…”
Raquel saludo, y se sentó en una mesa. El estar en este ambiente, le era muy grato el recuerdo de su padre, cuando al salir del colegio la llevaba a tomar chocolate con churros.
La diversidad de gente, que pasaba en las 2 horas que estaba allí, la fascinaba… Le gustaba observar…Se preguntaba ¿Serán felices?… ¿Estarán enojados?…

Vio acercarse a las mujeres de la entrada, se sentaron en un lugar próximo al suyo:

Primero fue Paula. Lleva un vestido chaqueta, con el bolso de Lotus. Le encanta llevar collares y pulseras. Tiene la carrera de Económicas, ella trabaja en un Banco. No para de hablar.

A su izquierda, se sienta Lidia. La hace diferente el gran moño que lleva encima de la cabeza, el pelo negro azabache, de tez blanca. Posee la carrera de Historia Contemporánea, Es la Directora de una biblioteca.

Después Marta. Lleva una chaqueta de piel, con un casco de moto, tiene el pelo castaño con unos rizos que le cubren los hombros. Realizo la carrera de Bellas Artes. Y se ocupa de una galería de arte.

Seguida de Pilar, se hace sentir por su risa alocada. Lleva pantalón y cazadora tejana con bordados, con un pañuelo rojo a juego; con el bolso y las botas a media pierna. Ella está en Recursos Humanos de una empresa.

Y finalmente Sara. Al pasar por la barra, ya pidió al camarero su té, para que vaya enfriándose. Pues no puede tomar nada caliente, pero ella lo quiere todo preparado al momento. Lleva pantalón pitillo, con Jersey y chaqueta de conjunto, bolso de asas y zapatos del mismo color. Ella estudio Moda y Diseño y posee su propia boutique.

Raquel, casi sin darse cuenta, observa… este grupo de amigas. En la radio suena la canción “Chiquitita” de Demis Rousso. “Chiquitita tú sabes muy bien, que las estrellas brillan allá en lo alto…” Se deja envolver por la melodía.

__¡Que feliz estoy de haberos encontrado!.
Yo tenía el teléfono de Marta, lo perdí. Y lo encontré por internet. Te estuve llamando por teléfono hasta que al fin oí tú voz.

__¡Si Paula me alegre mucho!
Hacía poco habíamos hablado con Lidia y Pilar; teníamos pensado reunirnos un día para localizarte. Pilar ha seguido en contacto con Sara.
__Vamos a organizar una serie de charlas y queremos que tú participes. El tema va a ser ¿Qué papel destacable, ha tenido la mujer a lo largo de la historia?

__Sara interviene. Queremos analizar, ¿Qué oportunidades ha tenido, en cuanto a la educación, la alimentación? ¿Las familias las ayudaron a formarse, para que pudieran tener unos estudios?

Eclipsada Paula, responde.
__¡Me encanta el tema, va a dar mucho de sí!

Añade Marta.
__Mujeres relevantes las ha habido siempre. Pero hay un vacío en los siglos pasados de: escritoras, compositoras, pintoras, escultoras.

Empieza la canción de Janet. “Yo soy Rebelde, porque el mundo me ha hecho así, porque nadie me ha tratado con amor…”

__¡Qué recuerdos de esta canción! destaca Marta. Hay un cruce de miradas…

__El trabajar en una biblioteca –dice Lidia. –Es plausible la falta de libros escritos por mujeres en el Siglo XVIII difícilmente, y en el Siglo XIV muy pocos. ¿Dónde estaban las mujeres?

¿Qué papel destacable, ha tenido la mujer a lo largo de la Historia?
Raquel estaba frente a sus notas, y esta pregunta le zumbo los oídos.
Por primera vez el chocolate con churros, se hizo esperar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s